Encontrá clientes como ilustradora o diseñadora

En primera instancia, puede ser que no asociemos directamente el empezar una carrera como ilustradora o diseñadora con emprender. Pero la conexión está en la actitud: trabajando de forma freelance y dando forma a nuestros negocios, necesitamos de la motivación, la autogestión e iniciativa propia de la actitud característica emprendedora. Ese es el motor que nos moviliza a no quedarnos esperando a que los proyectos lleguen, sino a trabajar en diseñar proyectos propios con los que podamos dar forma al portfolio que queremos tener, y por el cual queremos que nos contraten. 

Particularmente al principio de este camino, hasta que empiece a girar la rueda, es necesaria una actitud proactiva y dinámica que te conecte con tus primeros clientes. En esta nota, te acercamos 6 claves para empezar a encontrarlos.

  • Red personal: aunque pueda parecer obvio, es importante no subestimar nuestra red personal como primer espacio en el cual comunicar lo que hacemos. Compartí con tus amigos, familiares y conocidos que estás emprendiendo este camino como ilustradora, artista y/o diseñadora, y profundizá compartiéndoles en lo que te gustaría especializarte. Ellos pueden ser los primeros en recomendarte a colegas, contactos, dentro de sus propias organizaciones o empresas y ayudarte a comunicar y compartir tu trabajo y portfolio. Aprovechá tu red, puede ayudarte a tomar confianza y contactar a tu primer cliente. Incluso puede ser mucho más valiosa de lo que pensás; nunca sabés que puertas te puede abrir.
  • Redes sociales: sabemos el poder que juegan las redes sociales hoy como herramienta indispensable para llegar a potenciales clientes y conectar con un grupo de gente que valora lo que hacemos. Muchas agencias y directores de arte suelen estar en Instagram en busca activa de creativos, artistas e ilustradoras para nuevos proyectos, por eso publicar activamente, mostrarse disponible y abierto a nuevos proyectos te va a ayudar a posicionarte en su radar y conectar con potenciales clientes. No hay fórmulas mágicas que podamos replicar, pero sí buenas prácticas que podemos empezar a poner en acción. Invertir tiempo y esfuerzo en diseñar y dar forma a un espacio virtual que comunique nuestro trabajo va a ayudarnos a posicionarnos y conectar con nuestros clientes. Crear y compartir contenido nos va a ayudar a fidelizar a nuestra comunidad y conectar con nuevas audiencias. Lo ideal es encontrar un balance y ritmo constante que funcione para vos. 
  • Espacios de coworking: siempre son buenas opciones para conocer gente nueva y conectar con creativos o freelancers de otros rubros que a su vez puedan contratarte para sus proyectos o empresas, y/o recomendarte para otros proyectos. Trabajar en un coworking puede ser una oportunidad para hacer networking, trabajar en equipo, crear colaboraciones en equipos multidisciplinarios y conocer gente nueva de diversos rubros.
  • Eventos y conferencias: es clave participar activamente de eventos, reuniones y actividades que reúnan personas del rubro en el que trabajás. Desde eventos de networking, workshops y talleres hasta conferencias, pueden ayudarte a presentarte, conocer gente nueva, vincularte con colegas y conectar con otros creativos.
  • Papelería y material promocional: si bien tener una tarjeta de presentación nunca está de más, darle una vuelta de tuerca a tu papelería promocional puede ayudarte a diferenciarte y tener mayor impacto. Podés diseñar y repartir a clientes, contactos y conocidos postales con tus ilustraciones, que representen tu trabajo y puedan tener un uso adicional, como tener un calendario del año, un mensaje inspirador, etc. Es una forma de ser recordado por tu trabajo, y que incluso tiene el potencial de ser compartido.
  • Cold email: no es la forma más efectiva, pero una opción extra a considerar puede ser escribirle a un cliente con el que te gustaría trabajar, presentarte y compartirle tu vínculo con la marca y por qué te gusta lo que hace, y preguntarle si le podrías dejarle tu portfolio para que puedan tener en consideración tu trabajo en el caso de que necesiten una ilustradora para un futuro proyecto.

Probá incorporar nuevas herramientas, dedicales tiempo y esfuerzo para evaluar cómo te funcionan, y adoptá las que mejor conecten con vos.