Hacks para transformar la cocina en disfrute hoy

Cómo emprendedora se lo difícil que es balancear vida personal y emprendimiento…Y lo rápido que entramos en piloto automático mientras pasan los días, y hasta nos olvidamos de disfrutar del emprendimiento que nosotras mismas creamos, probablemente con el deseo de disfrutar más de nuestras vidas… ¿Que paradoja no?

Por eso vengo a recordarte y recordarme… que disfrutar, es una decisión que podemos tomar HOY.

Y te tengo una sorpresa: No necesitamos irnos 7 años al tíbet, ni hacer grandes cosas para volver a nosotras mismas y conectar con el disfrute.

Algo tan cotidiano y ordinario como la cocina, por ejemplo, es un espacio maravilloso para entrenar nuestra presencia y volver a nosotras mismas cuando lo necesitamos

Sé que probablemente estarás pensando: “¿Estás loca?, ¿Me estás diciendo que la cocina, posta?”

Y también sé que quizás te suene demasiado romántico, porque probablemente hoy vivas la cocina como un padecimiento… 

Porque llega la noche, estás agotada y cocinas sin ganas y a las apuradas; o te agobia pensar en qué cocinar todos los días, no se te ocurre qué más inventar y terminas haciendo siempre lo mismo; o te sentis mal con vos misma porque el desorden en la cocina no te permite sostener los hábitos que queres sostener en tu alimentación. 

Solemos vivir las tareas cotidianas, como tareas que se interponen en nuestras vidas, y que nos quitan tiempo. Y vivirlo así nos resta muchísima energía. 

Yo también estuve ahí, y vuelvo ahí cuando se me dispara el piloto automático, mucho más seguido de lo que me gustaría. Recuerdo todavía que cuando era chica veía a mi vieja siempre corriendo, quejándose y peleándose con las tareas cotidianas. Y me generaba mucha tristeza, la miraba y pensaba en silencio… “cómo puede ser?”, y sentía una certeza interna de que tenía que existir otra forma de vivir lo cotidiano, y que yo la iba a encontrar. 

Esa certeza se transformó en mi propósito. Y por eso hoy me dedico a ayudarte a planificar y organizarte en la cocina, para que logres disfrutar más en tu día a día. No sólo no es imposible, sino que es mucho más fácil de lo que pensás. Solo tenemos que disponernos a incorporar hábitos que faciliten que así sea.

Una clave para empezar, es bloquear tiempo en la agenda para dedicarle un rato a la cocina un día, y preparar el terreno para en la semana estar tranqui y tener con qué preparar platos en un pin pan pun.  Por ejemplo, podés aprovechar ese momento para hacer todo lo que te da fiaca y que amarías tenerlo listo cuando tengas que ponerte a hacer el almuerzo de un martes al mediodía de muchísimo laburo…

Así además de optimizar tiempo y dinero, es muchísima la paz mental que te va a traer saber que no tenés que ponerte a cocinar desde cero cada vez. 

Seguramente vas a cocinar muchísimo mejor predispuesta, te va a resultar mucho más fácil sostener esos cambios de alimentación que queres implementar y hasta vas a generarte el espacio para conectar realmente con ese momento, y hasta inspirarte y disfrutarlo.

A mí ponerme a cocinar me funciona de maravillas cuando necesito un llamadito que me traiga de regreso al planeta tierra y me recuerde que quiero disfrutar. Es el oasis en mis días en donde logro estar 100% presente.

Y para que que lo compruebes por vos misma, te paso mis tres hacks infalibles para transformar la cocina en disfrute sha mismo: 

¿Cuándo fue la última vez que jugaste? capaz ni lo recuerdes. Aprovechá para divertirte y cociná como si fuese la primera vez que lo hacés, con la curiosidad de una humana recién aterrizada en el planeta tierra. Tocá, olé, ensuciate, JUGÁ! Y si te sentís ridícula, pensá si alguna vez viste a un niño al que le de vergüenza jugar… así que vos metele!

CREÁ.  Conectate con tus sentidos que son una vía directa de regreso al presente… y dejate llevar. Probá combinaciones nuevas, usá esas especias que tenés arrumbadas en un cajón y no te animabas usar… y como si fuesen los colores de la paleta de un pintor hace tu obra de arte, te aseguro vas a descubrir maravillas. Los sabores más deliciosos se logran así… creando.

ANIMATE. Para cocinar no necesitás saber. Pensá que cocinamos desde que descubrimos el fuego. Es algo que ya está en nosotras, sólo necesitás recordarlo y animarte. 

No hay un “está bien” o “está mal” en el arte, y la cocina es un arte, no lo olvidemos. Aprovechémoslo entonces cómo un espacio para conectar con nuestra creatividad todos los días.

¿Te imaginas lo poderoso que es transformar algo tan cotidiano como la cocina en tu espacio sagrado de conexión con vos misma?  A mí las mejores ideas, reflexiones y decisiones, se me ocurren cocinando.

Para mi de eso se trata disfrutar, no de algo lejano que va a suceder cuando tengamos tiempo, y hayamos resuelto nuestras listas de pendientes, sino de estar lo suficientemente presentes como para saborear las cosas simples

Porque mi querida amicha, mientras hacemos malabares, y el tiempo se nos pasa volando, la vida es aquí y ahora!

Y la Magia… sucede en lo cotidiano.

Ojalá te animes empezar a transformar tu cocina en disfrute hoy… aquí estoy para acompañarte!

Autora: @natashaviveka

Soy Nati, cocinera y terapeuta Holística, tengo 34 años y hace 4 fundé Natasha Viveka, mi marca personal, cuando me animé a cumplir mi sueño de trabajar en utilísima, sí… no trabajo en utilísima, pero por suerte existen las redes sociales 😂 así que me inventé mi propio “canal”.

En mi mundo ideal todas las personas se sientan alrededor de una mesa con una olla humeante a compartir el alimento con amor y alegría. Creo que ese sueño es posible y que el mundo cambiaria si lo logramos. Te espero en mi cuenta de IG @natashaviveka, para que formemos #comunidadviveka ! Allí vas a encontrar herramientas para planificar y organizarte en la cocina, y pasar de la rutina al disfrute