Potenciá tu sección “Sobre mí” en tu web

Tu web es tu identidad virtual, por eso, además de mostrar proyectos y reflejar tu trabajo, también debería incluir un apartado sobre vos, con una pequeña biografía o información personal que refleje quién sos, tus valores y qué define tu forma de trabajar. Principalmente tiene que comunicar quién sos, e incluir información de contacto a la vista que permita a potenciales clientes ponerse en contacto con vos. No siempre es fácil destacar los atributos y méritos propios, pero es esencial trabajar en la forma en que nos presentamos y comunicamos lo que hacemos. De hecho, además de ser una página fundamental para generar confianza, la página “sobre mí” suele ser la más visitada de toda página web profesional. Por eso, es clave dedicar tiempo al diseño de un texto que te represente y transmita tu marca personal. Para ayudarte a potenciar tu sección “Sobre mí”, te compartimos algunos aspectos claves a considerar y poner en práctica.

  • Voz: Tu biografía puede estar escrita en primera o tercera persona; la característica de la primera persona es que tiene un tono un poco más cercano, mientras que la tercera tiene un tono más formal. Esta elección dependerá de a qué cliente quieras llegar, y de qué forma querés mostrarte o presentarte. 
  • Tono: tu marca personal se refleja en todas las acciones que comunican quién sos y cómo trabajás, entre ellas, el tono de voz que uses en tus textos. El tono que uses atraviesa tu biografía de forma transversal: es el cómo comunicás quién sos y qué hacés. Este debe reflejar tu personalidad, estilo y tener en consideración a tu audiencia, comunidad y potenciales clientes. Incorporá un toque personal que refleje tu forma de presentarte: desde una curiosidad sobre vos, o una anécdota personal, buscá compartir un detalle que conecte con la persona que lea tu biografía a nivel personal, y ayude a diferenciarte. 
  • Estructura: Tu descripción personal tiene que incluir, en primer lugar, una línea que resuma quién sos, qué hacés y en qué te especializás, para que en una primera leída o vistazo tu presentación sea clara. Al profundizar en tu biografía, destacá cuáles son tus principales fortalezas o habilidades que te diferencian a la hora de posicionarte profesionalmente. Agregá alguna instancia de educación que aporte, ya sea una carrera, curso, o experiencia que sume. También, cuando empieces a sumar clientes, nombrar empresas o marcas con las que hayas trabajado ayuda a generar credibilidad y sumar credenciales. Es importante que incluyas a tu cliente ideal en el texto, para que este pueda sentirse identificado y apelado en tu presentación. Ayudalo a que pueda imaginarse cómo es tu proceso de trabajo, qué buscás aportar, qué diferencia tu trabajo. Siguiendo esta línea, podés mencionar el tipo de proyectos en los que solés trabajar, si trabajás de forma local o internacional, para emprendedores o empresas, etc. A su vez, tu biografía debería comunicar tus valores o tu misión profesional, tu por qué hacés lo que hacés, y de qué forma ponés tu propósito al servicio de tus clientes para que estos puedan conectar con tu manera de trabajar.  
  • Fotografía: elegí una fotografía profesional, preferentemente específicamente tomada para ese fin, ya que no transmite el mismo profesionalismo una foto recortada de unas vacaciones que una foto profesional pensada y curada. La foto que elijas para acompañar tu biografía tiene que reflejar lo que quieras transmitir: ¿seriedad? ¿creatividad? ¿cercanía? Buscá que tu foto colabore a comunicar eficazmente tu marca personal y que acompañe a transmitir tu forma de trabajar. Esta puede incluir tu estudio o espacio de trabajo que muestre algo de vos. Esto te va a permitir transmitir confianza, y conectar con quien lea tu bio. 
  • Contacto: es esencial que tu sección “Sobre mí” tenga un call to action: incluí tu información de contacto de forma clara y directa para que sea lo más fácil y accesible posible ponerse en contacto con vos para posibles proyectos.